Artículo

“COMPETENCIA Y AUTONOMÍA. EL IMPACTO DE LA CRISIS EN LOS PROCESOS ALIMENTARIOS DE LA DISCAPACIDAD ADQUIRIDA"

Una gran parte de los trabajos sobre malnutrición han centrado la atención sobre las relaciones entre diferentes tipos de crisis -económicas, sociales, políticas, alimentarias...- y la disponibilidad de alimentos. Pocos son, sin embargo, los trabajos enfocados a analizar el impacto de esas crisis en nociones como "autocuidado", "independencia" o "identidad social" en grupos donde, si bien el acceso a los alimentos no constituye un problema, si lo hace sobre una serie de prácticas relacionadas con la preparación o el consumo alimentario. Nos referimos a personas con diferentes tipos de discapacidad que necesitan ayuda para alimentarse por ellas mismas, sin recurrir a terceros. Cuestiones como "dignidad" o "independencia" engrosarían, de esta manera, la noción de "malnutrición". Estas ayudas, llamadas productos de apoyo, son muy variadas y facilitan el que una persona con diferentes problemáticas pueda cocinar por sí mismo, acceder a la cocina para cocinar y preparar los alimentos, así como alimentarse por sí mismos. En el actual contexto de crisis política y económica, la reorganización de prioridades amenaza con enterrar las necesidades de este grupo de personas, asumiendo una expúrea distinción motivada por el marasmo económico: el verdadero problema es no tener alimentos que comer, y no tanto una independencia que puede o debe ser asumida por los cuidadores cercanos, y no tanto por las administraciones públicas.
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo