Artículo

"Deudores de buena fe" y el merecimiento de formas de alivio ante las deudas durante la crisis hipotecaria en España

Durante los primeros años de la actual crisis económica en España, cuando la tasa de morosidad comenzaba a aumentar, las narrativas hegemónicas criticaban a los deudores en mora por haber vivido "por encima de sus posibilidades", y por tanto los presentaban como culpables de su situación. Desde 2009, dada la gran escala del fenómeno y gracias a la emergencia de movimientos anti-desahucios, apareció una narrativa alternativa. Así, la crisis fue redefinida como una "estafa colectiva" perpetrada por las élites bancarias, con la complicidad de las autoridades públicas. La tensión entre las dos narrativas sirve de base a juicios morales que establecen el merecimiento de distintas formas de alivio para los deudores (refinanciaciones, dación en pago, condonación de la deuda) y apoyo material (alojamiento alternativo tras el desahucio, y otros recursos básicos). La categorización de los deudores como "merecedores" o "no merecedores" puede definirse por ley (como con la noción de "deudor de buena fe") o resultar de juicios emitidos por las instituciones proveedoras de bienestar (públicas o sin ánimo de lucro), empleados bancarios, miembros de movimientos anti-desahucios, las redes sociales informales de los deudores, y los deudores mismos.
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo