Artículo

MIGRACIONES INTERNACIONALES DE FUERZA DE TRABAJO

El aprovechamiento de la movilidad espacial de la fuerza de trabajo ha adquirido muchas formas en función de la distinta posición de unas u otras formaciones sociales en la división internacional del trabajo. A su vez esta última obliga a tomar en consideración el mercado global capitalista con una única fuerza de trabajo mundial o mundializada. En él las migraciones internacionales de mano de obra proletarizada (-asalariada) adquieren especial relevancia y visibilidad. En el decurso del capitalismo histórico estas migraciones han constituido un dispositivo global de suministración de fuerza de trabajo así como de aporte de los elementos (étnicos, familiares, comunitarios, vecinales, etc.) de reproducción de la misma. De ahí que desde esa perspectiva las migraciones no puedan ser desligadas del análisis socioantropológico de cada formación social y de sus claves cultural-identitarias, ni se pueda obviar la especial significancia que en los procesos migratorios adquiere el componente de género, tanto como el factor comunitario (sea étnico, nacional, local, etc.), los cuales a menudo se refuerzan. La movilidad espacial de la fuerza de trabajo mundial está conectada al menos con la exportación de capitales desde las formaciones centrales del Sistema Mundial capitalista hacia las periféricas; con la acumulación intensiva de capital en aquellas primeras; con los procesos de proletarización interconectados a escala del Sistema Mundial y con el fortalecimiento o reproducción del dominio del Capital sobre el Trabajo en unas y otras formaciones sociales del mismo.
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo