«Estar juntas»: nudos, placeres y redes afectivas en el activismo feminista

Últimamente estamos asistiendo a una gran proyección de las reivindicacionesfeministas, cuyos máximos exponentes podemos observarlos en las multitudinariasmanifestaciones del 8 de marzo y en la mayor visibilidad de algunas tendencias. Lacantidad de artículos de opinión, reportajes en medios de comunicación masivos oalgunos debates feministas que están copando portadas de periódicos o tertuliastelevisivas, conviven con la ofensiva cada vez más dura de la ultra derecha o mensajesincendiarios en redes sociales.Más allá de estas demostraciones públicas, o a pesar de las mismas, los colectivos yactivistas feministas desarrollan y encarnan prácticas políticas cotidianas para hacerfrente a los ataques diarios que precarizan y ponen en peligro la sostenibilidad de lavida, produciendo toda clase de desigualdades. Partiendo de mi investigación doctoralsobre prácticas feministas en torno al placer, en esta comunicación se expondrándiferentes experiencias que tienen en común la construcción de redes y vínculos entreactivistas feministas a partir de una articulación particular de los afectos. Algunas deestas redes afectivas se configuran como estrategias políticas que, muchas veces, seanuncian bajo la premisa del “estar juntas”. Una práctica que pone de manifiesto lacapacidad de la movilización y el intercambio de los afectos para la acción política, yque pueden dan lugar a formas de habitar la experiencia colectiva y la subjetividad queimplican transformaciones en el modo de vivir, relacionarse y organizarsepolíticamente.


Video



Comentarios

Inicie Sesión aquí para comentar