"Reflexividad fuerte" y emociones en procesos de investigación feminista

En la comunicación enfatizamos el valor epistémico de las emociones en los procesos de investigación en general y en la investigación feminista en particular (en el saber qué y el saber cómo). En primer lugar, explicamos las diferentes razones por las cuales es importante atender a las emociones en la investigación: metodológicas e instrumentales, éticas, analíticas, políticas y, también, “sanadoras”. A su vez nos detenemos en los problemas de explicitar las emociones en la investigación. Partiendo del concepto de “reflexividad fuerte” de las epistemologías feministas, desarrollamos a continuación cómo venimos trabajando con los talleres “epistémico-corporales” como herramientas prácticas colectivas para reflexionar sobre las emociones y sus diferentes implicaciones en la investigación feminista. En ellos, analizamos no sólo cómo el proceso de investigación afecta (emocionalmente) a quien investiga, sino también cómo las emociones de quien investiga afectan al propio proceso. En concreto, nos detenemos en los siguientes apartados: el impacto emocional de la investigación en quien investiga (especialmente cuando se trabaja con temas sensibles o población vulnerable, por ejemplo, violencia sexual o feminicidios, etc.), las emociones a lo largo del proceso de investigación desde su comienzo hasta el final y el “trabajo emocional” implicado, especialmente durante el trabajo de campo (los dilemas éticos que puede implicar, por ejemplo mediante el uso de la empatía, etc.); también la influencia de las emociones en lo que denominamos “el fuera de campo” en la investigación; y, por último, las emociones como datos o evidencia y el “conocimiento emocionalmente sentido” o el “senti-pensar”.


Video



Comentarios

Inicie Sesión aquí para comentar