Gilberto Freyre y la recepción española de su obra

El antropólogo brasileño mantuvo fuertes relaciones con España como demuestran sus numerosas visitas, sus lecturas y sus publicaciones en español. Incluso diseñó un trabajo de campo que no pudo llevarse a cabo por la Guerra Civil. El autor de Casa-Grande&Senzala, amigo de Américo Castro y admirador de Ángel Ganivet, encontró las raíces del mestizaje iberoamericano en la experiencia del Otro (interétnica/interreligiosa) en los siglos de guerra de religión (“reconquista”) en la Península Ibérica. La importancia de lo moro/musulmán, exportado a las Américas, con sus analogías (muladí-mulato; moruno-moreno) hizo establecer una convergencia entre la arabidad y la hispanidad (panibérica), que le granjeó las fobias tanto antihispanas (leyenda negra) como antimoras. Las limitaciones eurocéntricas y el desdén histórico al mundo luso, a pesar de la comprensión lectora del portugués por parte de los nativos en español, no ayudaron a la recepción de su obra. Tampoco le ayudó la instrumentalización de Salazar, que alargó la presencia portuguesa en África hasta 1974, el triunfo del lusotropicalismo sobre la hispanotropicologia o las coincidencias parciales con el africanismo franquista. Freyre vuelve con fuerza en la posmodernidad, en las vinculaciones de racismo y modernidad burguesa, o en el análisis de la comunicación sociológica de las relaciones interraciales en la colonización ibérica, que hizo posible la interpenetración de culturas (transculturación), sin negar su carácter parcialmente destructivo y sus predominancias, subrayando el papel civilizatorio del amerindio y del negro, y la capacidad ibérica del aprendizaje de culturas extraeuropeas, que bajo la hipótesis del hombre ibérico del Renacimiento se cumple.


Video



Comentarios

Inicie Sesión aquí para comentar


ASOCIACIÓN DE ANTROPÓLOGOS IBEROAMERICANOS EN RED
www.aibr.org Félix Boix, 16 (4i) 28036, Madrid, España
  • facebook
  • linkedin
  • twitter
  • instagram
  • youtube