Artículo

Una contribución antropológica a los estudios del decrecimiento

En los últimos años se ha desarrollado un cuerpo de investigación significativo alrededor del concepto de decrecimiento, que postula la necesidad de transición hacia un sistema en que se reduzca significativamente la producción y consumo de energía y materias primas, manteniendo los niveles de bienestar de la sociedad. Las contribuciones desde la Antropología al decrecimiento son, hasta el momento, reducidas (Demmer y Hummel, 2017; Paulson, 2017; Livingston, 2019) y se han centrado sobre todo en dos aspectos: las alternativas al desarrollo propuestas desde el Sur Global (Gudynas, 2015; de Sousa Santos, 2018; Kothari et al., 2019; Escobar, 2020), que suponen alianzas naturales con el decrecimiento; y la revisión de la literatura clásica antropológica en búsqueda de sociedades que florecieron sin la necesidad de lo que hoy entendemos por crecimiento económico (Kallis et al. 2018). Son dos direcciones importantes, pero creo que existe una tercera dirección hasta el momento inexplorada: la contribución potencial que el método distintivo de la Antropología, la Etnografía, podría tener en los estudios de decrecimiento. Las preguntas que propongo son: ¿qué prácticas y saberes tradicionales deberían estudiarse etnográficamente en relación con las propuestas del decrecimiento?, ¿cómo podría hacerse dicha investigación?, ¿por qué es una tarea urgente? Y, por último, ¿qué posibilidades existen de cara a la recuperación, salvaguarda y transmisión de este patrimonio cultural inmaterial, desde una perspectiva de Antropología Aplicada?
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo