Artículo

Trabajo ambulante y derecho a la ciudad en Italia

La venta ambulante es un trabajo, no es una emergencia de orden público ni una actividad económica residual. En Italia lo llevan a cabo poco más de 200.000 personas, de las cuales aproximadamente la mitad son extranjeros. A pesar de su importancia y del gran número de operadores y consumidores que implica, no se reconoce a quienes lo practican como trabajadores autónomos. Sobre todo si se trata de ciudadanos extranjeros o de personas de piel negra, de manera particular en el contexto italiano sobre todo de nacionalidad marroquí, senegalesa y bangladeshí, esta actividad se denigra si no se criminaliza y se define con el léxico y las acciones de la seguridad pública: controles, represión, desalojos, traslados, incautaciones. Esta contribución tiene dos objetivos. El primer objetivo es cuestionar las características normalmente asociadas a este tipo de trabajo en el debate público en Italia, haciendo una propuesta interpretativa alternativa que piensa el trabajo ambulante como expresión de la economía popular. El segundo objetivo es presentar este tipo de trabajo desde el punto de vista de quienes lo llevan a cabo, teniendo en cuenta su razones y formas de hacerlo, basándose en una co-investigación hecha con la Associazione senegalesi di Salerno en una ciudad del Sur de Italia.
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo