Artículo

Cultura de maíz: el caso de los Wixaritari (Huicholes) en Jalisco, México.

El maíz es patrimonio biológico, cultural, agrícola y económico de México. La diversidad cultural que prevalece en este país, se encuentra  estrechamente relacionada con la riqueza en biodiversidad y con la domesticación de múltiples especies cultivadas, entre las que destacan el maíz, frijol, calabaza, chile, cacao y vainilla, entre otras. En los pueblos mesoamericanos, el maíz siempre ocupó un lugar central en su cosmovisión; en especial, como parte de los mitos que explican el origen humano.  Los Wixaritari (Huicholes), son reconocidos como uno de los pueblos indígenas que mejor conservan un estilo de vida preindustrial. Su economía tradicional es de subsistencia y el punto de partida del ciclo anual agrícola-religioso es el inicio del cultivo del maíz, que se encuentra en sincronía con el ritmo natural de la lluvia y se conoce como El Costumbre. Incluso, en el crecimiento del maíz, se refleja el crecimiento del propio wixarika. Así mismo, el cultivo del maíz mantiene la vida comunal, debido a que todos colaboran a nivel familiar, desde la quema y limpia del coamil, hasta la siembra, desyerbe y cosecha. El maíz, junto con el peyote y el venado,  conforman la trilogía de los principales símbolos identitarios de este pueblo indígena. Toda la vida profana y sagrada se desenvuelve alrededor de esta trilogía.
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo