“Nosotros sí que estamos confinados”: retos y responsabilidades para un trabajo de campo cuidadoso en tiempos de pandemia

El proyecto Bconnect: la vida digital de las personas mayores analiza el papel de la tecnología y de los entornos físicos y sociales en la conectividad social de este grupo de edad. Concretamente, abordamos tres espacios de residencia: hogares, viviendas comunitarias Y residencias de la tercera edad. Para intentar contrarrestar las lógicas edadistas que suelen regir las investigaciones con personas mayores, diseñamos una propuesta metodológica cuidadosa: feminista, accesible, flexible y personalizada. Para ello, combinamos diferentes técnicas de investigación (observaciones etnográficas, entrevistas semi-estructuradas e interacciones online) y diseñamos unas cultural probes que permitían que los participantes auto-registrasen su cotidianidad. Como le ocurrió a tantas investigaciones, la Covid-19 irrumpió durante la fase de trabajo de campo de nuestro proyecto y nos hizo plantearnos: ¿Cómo mantener relaciones cercanas si hay que guardar distancia? ¿Cómo cuidar el campo si nosotras mismas estamos confinadas? De esta forma, la pandemia se constituía como un desafío vertebral a nuestra propuesta metodológica ya que las personas mayores son uno de los colectivos que más sufren las restricciones a la movilidad y la socialización, sobre todo aquellas que viven en residencias. Paradójicamente, la pandemia también convertía el objetivo de nuestra investigación, hasta entonces un tema periférico, en una una preocupación política de primer orden. Y hacía que continuar investigando, aun confinadas y afectadas, fuera, también, una cuestión de responsabilidad. 


Video



Comentarios

Inicie Sesión aquí para comentar