Artículo

¡Que suerte tengo!...Vivo en un Parque Natural

Viven en un Parque Natural, que además es Lugar de Interés Comunitario, Zona de Especial Protección para las Aves, con vistas a una magnífica Reserva Natural Marina, que también es Reserva Marina de Interés Pesquero. Algunos no tienen muy claro si sus terrenos son Monte de Utilidad Pública o si alguna parte pudiera estar afectada por el Dominio Público Marítimo Terrestre o del Dominio Público Hidráulico. Muchos saben que viven en la Zona de Uso Especial del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG). Otros no tienen claro por qué están en una Zona de Uso Moderado… ni qué quiere decir eso. Les gustaría saber qué es una microrreserva de flora o cuáles son las especies protegidas que cohabitan con ellos… ¡para evitarlas!, porque si las dañan pudieran encontrarse con una denuncia. Esa vegetación tan valiosa, que no pueden tocar, crece año tras año alrededor de sus casas, en una especie de asedio que pudiera llegar a convertirse en un círculo de fuego que amenace sus propiedades. Eligieron vivir en un lugar apartado, tranquilo, pero los numerosos senderistas, ciclistas, naturalistas, personal o simples turistas, acompañados de sus perros, coches y basura, les recuerdan que la ciudad está cada día más cerca. Desde sus ventanas, les ven pasear por alguna ruta temática que conduce a una Cueva Catalogada o a un Bien de Interés Cultural. No son personajes típicos de algún tópico que aquellos que acuden al Parque Natural esperan encontrar. Sólo son vecinos del Montgó.
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo