Artículo

Cuerpos políticos: emoción, afecto y (anti)feminismo en Barcelona

Durante la última década, el movimiento independentista catalán ha sufrido un tremendo crecimiento en el número de apoyo popular. No obstante, desde el 2015 y, sobre todo,  desde la celebración del referéndum secesionista del 1 de Octubre de 2017, el movimiento nacionalista español en Cataluña también ha resurgido con gran fuerza. En este sentido, se da una lucha emocional y nacional a la hora de movilizar sus espacios políticos. Es decir, ambos lados tienen en común la capacidad de movilizar emocionalmente y de crear un espacio político afectivo propio. Al mismo tiempo, los discursos de género (feministas y antifeministas) han alcanzado un rol hegemónico que obliga a ser articulador esencial del espacio político. El siguiente trabajo se basa, por lo tanto, en comprender las nuevas configuraciones políticas y corporales que se dan en la ciudad de Barcelona a través del estudio afectivo de las emociones que surgen a partir del rol que los discursos de género tienen sobre las formas de hacer política, tanto en la izquierda independentista catalana como en la extrema derecha española. Se trata, consecuentemente, de un trabajo etnográfico de las manifestaciones y concentraciones de ambos movimientos. El trabajo de campo se ha realizado en las manifestaciones para la “defensa” de la Avenida Meridiana por la extrema derecha cada 10, 20 y 30 de cada mes. En estas acciones, la extrema derecha se encuentra con la concentración independentista que corta la avenida cada día desde la sentencia judicial contra el ‘procés’.