Patrimonialización transfronteriza: de lindes políticos, históricos e ideológicos

Las fronteras, como territorios porosos y fluidos, han necesitado siglos de normativización y control espacial para permitir la delimitación de Estados-nación, jurídicamente legitimados en el ámbito internacional. La frontera es simultáneamente un espacio de permeabilidad e impermeabilidad donde tienen lugar fenómenos de transferencia, comunicación, distanciamiento y polimorfismo que afectan a distintos organismos y que configuran una compleja red de entrelazamientos. La intención de esta comunicación es analizar dichos fenómenos a través de los procesos de patrimonialización que se están llevando a cabo en el Pirineo. En efecto, contrariamente al gran número de iniciativas patrimoniales vinculadas todavía a una visión decimonónica de lo que se considera el “patrimonio nacional”, siempre manteniendo la ecuación nación – identidad; la patrimonialización oficial de elementos transfronterizos es un fenómeno más reciente que debe entenderse en un contexto de políticas globales del patrimonio. Organizaciones y entidades supranacionales como la Unesco o la Unión Europea han promovido e intensificado el desarrollo de otras dinámicas, alimentando fenómenos de memoria y patrimonialización que van en contra de las dinámicas centrípetas de los estados nación. En esta comunicación nos proponemos asomarnos a estos fenómenos desde el análisis de dos casos que tienen que ver con el patrimonio transfronterizo pirenaico, en primer lugar, el de la “Fiestas del fuego del solsticio de verano en los Pirineos”, inscritas como PCI de la Humanidad en 2015; y, en segundo lugar, una candidatura tri-nacional entre España, Andorra y Francia en relación con la arquitectura de origen medieval en esos países.    


Video



Comentarios

Inicie Sesión aquí para comentar