Artículo

LOS USOS DE LO PSICOSOCIAL EN LA INVESTIGACIÓN Y TRATAMIENTO DE LAS INTERSEXUALIDADES/DSD

Desde el punto de vista médico, la “ambigüedad” sexual en bebés recién nacidos ha sido catalogada como una urgencia psicosocial que dispara un protocolo de diagnóstico e intervención (quirúrgica y hormonal) para “fijar” el sexo y “corregir” el cuerpo. Desde perspectivas sociales y críticas se prefiere hablar de “variabilidad” sexual, es decir, de cuerpos sexuados que no encajan con las expectativas dualistas de lo que es considerado propio de un cuerpo de hombre o de un cuerpo de mujer o donde los diferentes componentes del sexo (cromosómico, hormonal, gonadal, o anatómico) no son coherentes. En las últimas décadas ha surgido una fuerte controversia en torno a la intersexualidad y la necesidad de cambios, no solo de gestión médica, también sociales y de representación de imaginarios dualistas. No obstante parece existir una amplia fisura entre los contextos y lenguajes de la gestión médica, y los contextos y los lenguajes de las movilizaciones políticas y de derechos humanos. Las reflexiones bioéticas, el papel de los grupos de apoyo y posibles intervenciones psicosociales pueden abrir vías de actuación puente (de diálogo y traducción) entre estos espacios incomunicados. En ese sentido, esta comunicación pretende realizar un análisis de los significados, usos y prácticas de lo psicosocial en la investigación y tratamiento de los estados intersexuales/DSD para explorar hasta qué punto se está produciendo el llamado “giro psicosocial” o seguimos en un paradigma de gestión predominantemente biomédica.
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo