Artículo

TERRITORIO Y GÉNERO PARA UN DESARROLLO RURAL SOSTENIBLE.

Los territorios rurales están experimentando profundos cambios que tienen efectos muy diferentes sobre las mujeres y los hombres; a pesar de tales cambios, las relaciones de género evolucionan de forma muy lenta, lo que complica la situación de las mujeres en las zonas rurales. Y eso, a pesar de que los diferentes planes de igualdad redactados tanto a nivel nacional como autonómico siempre han tenido en cuenta, sobre el papel, la situación de exclusión social de las mujeres en este ámbito. Y ello a pesar del papel fundamental pero invisible, que ejercen como sujetos sociales para un desarrollo rural sostenible.En nuestro trabajo abordamos las principales transformaciones que se están produciendo y cómo afectan a las desigualdades de género articuladas en torno a aspectos como la estructura demográfica, la posición de las mujeres en el nuevo modelo productivo, las condiciones de vida y horizontes de cambio. En este último aspecto hacemos especial hincapié en la legislación sobre la titularidad compartida de explotaciones agrarias, que a largo plazo, es esperable que tenga efectos cualitativos importantes en las distintas dimensiones de la vida cotidiana a las que hace referencia, tanto a nivel personal como familiar o comunitaria, con el reconocimiento de la profesionalización de las mujeres en la actividad agraria, lo que contribuirá a aumentar la participación de las mujeres tanto en el empleo como en los órganos de toma de decisiones del sector agrario, que, a su vez, trascenderá a la identidad profesional y personal de las mujeres.
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo