Artículo

LA ETNOGRAFÍA SOMÁTICA Y FEMINISTA: ¿CÓMO DESESTABILIZAR LA MIRADA ANTROPOLÓGICA SIN PERDER DE VISTA LAS DESIGUALDADES SOCIALES?

El proceso de somatización que afecta hoy día a la antropología, influido por contribuciones muy diversas pero con una aportación específica desde la teoría feminista, nos orienta a fijarnos en las maneras mediante las cuales atendemos con y a los cuerpos en nuestras aproximaciones a los distintos fenómenos estudiados. Esto nos permite reconsiderar el proceso etnográfico en su conjunto, al mismo tiempo que seguir reflexionando sobre las preguntas planteadas en las últimas décadas por las feministas en relación a la posición e implicación de la persona que investiga, la definición de los objetos de estudio, la metodología, o las relaciones de poder y la reflexividad en la investigación, entre otros temas. Aspectos que serán abordados en esta comunicación.Asimismo, me referiré al hecho de que las distintas conceptualizaciones del cuerpo, basadas en enfoques constructivistas, fenomenológicos u ontológicos, nos están permitiendo discutir cuestiones claves en antropología, poner la atención en la multiplicidad y relacionalidad de las identidades y posiciones sociales, y problematizar las fronteras entre cuerpos, objetos y espacios. Pero, el riesgo de algunas de estas propuestas es que, en su afán por llevar al extremo la “desestabilización” de la mirada antropológica, tienden a borrar el efecto de las desigualdades sociales sobre las personas. Sin embargo, entender la etnografía como un proceso material, dinámico, reflexivo, somático y feminista nos obliga también a no perder de vista los contextos sociales, culturales y políticos en los que se (re)constituyen de forma múltiple y articulada dichas desigualdades.
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo