LA HABITABILIDAD DEL LÍMITE. REFLEXIONES EN TORNO A AQUELLO QUE OCURRE CUANDO LA LOCURA SE APROPIA DEL UMBRAL.

Si tradicionalmente analizamos las condiciones de liminaridad de la locura en términos de expulsión provocada, aquí intentaremos problematizar la idea del límite habitable y habitado, siguiendo a Eugenio Trías, como una instancia/estado/territorio desde donde es posible el acto creativo para la producción y socialización de otras significaciones alrededor del fenómeno. Intentaremos problematizar aquello que ocurre en los sujetos de la locura cuando se suspenden o alteran las condiciones simbólicas  que materializan la opresión. Cuando son habilitadas determinadas condiciones de liminaridad -pautadas por los propios actores- que promueven en definitiva una cierta liberación de las significaciones históricamente ocultas. A la luz de estas ideas analizaremos la experiencia de Radio Nikosia, una de las primeras emisoras europeas realizadas por personas con sufrimiento mental. A nuestro entender, esta experiencia se materializa como un territorio en donde las categorías expertas alrededor de la aflicción se vuelven incertidumbre -dejan de ser hegemónicas- y se mezclan con las categorías profanas para abrirse a la posibilidad de esas otras praxis en las que los sujetos recuperan la legitimidad para la construcción y definición. En Nikosia se producen dos posiciones epistémicas y fenomenológicas: por un lado, se busca la posición del umbral, la liminalidad, en tanto que instrumento que permite cancelar o suspender los sentidos previos alrededor de la locura y al mismo tiempo funciona en tanto reverso, como disparador de la producción de nuevas significaciones que se articulan en tanto renovación de las anteriores y buscan dialogar con el entorno.