ES LA VIDA, NO UN TRASTORNO MENTAL: PATOLOGIZACIÓN Y MEDICALIZACIÓN DE LOS MALESTARES EMOCIONALES ADOLESCENTES.

La adolescencia es considerada en nuestra sociedad como un periodo convulso repleto de cambios y reconfiguraciones, tanto personales, físicas, emocionales como sociales. Estas reestructuraciones vitales pueden adquirir tantas formas como adolescentes hay en el mundo, pues la subjetividad de las experiencias vividas y la gestión que se haga de las mismas forma parte del proceso de crecimiento y autogestión de las vidas de las/os adolescentes. Ante esta etapa liminal de aparente caos vital la hegemonía biomédica, y más concretamente las biopolíticas de las aflicciones, han encontrado un filón poblacional al que objetivizar, patologizar y medicamentar.  Los acontecimientos y circunstancias típicas de esta etapa vital pasan un filtro de cribaje bajo la mirada adultocéntrica del sistema médico, el cual deja tras de sí un inventario de nosologías clínicas donde previamente solo había experiencias vitales. Los estudios, las amistades, las relaciones con los padres y el mundo adulto, e incluso el mal de amores pasan así, mediante un proceso de medicalización de los malestares emocionales, a traducirse en patologías medicalizables. A partir de la investigación en curso centrada en el proceso de autogestión de los malestares emocionales de adolescentes y jóvenes, y  mediante el reconocimiento de su saber lego, se pretende debatir sobre la patologización de esta etapa vital y sobre la medicalización de los malestares emocionales asociados a ésta.


Video



Comentarios

Inicie Sesión aquí para comentar