ACTIVACIÓN DE REDES FAMILIARES, SOCIALES Y COMUNITARIAS DE APOYO EN LA CRISIS HIPOTECARIA EN CATALUÑA

Desde el estallido de la crisis, la vulnerabilidad socioeconómica en Cataluña se ha ido agravando, tanto en cantidad de familias cuyas fuentes de ingresos han disminuido o desaparecido como en la gravedad de la situación, llegando a cronificar la pobreza en determinados sectores sociales y especialmente de las familias con menores a cargo. La alta tasa de paro y precarización laboral, con su consecuente inestabilidad económica, y el lastre de las ejecuciones hipotecarias, han provocado serias dificultades para cubrir necesidades básicas como la alimentación, la higiene o mantener una vivienda. En el contexto catalán, el Estado no ha podido asumir la cobertura de estas necesidades básicas (Síndic de Greuges de Catalunya 2012). Además, teniendo en cuenta las reformas neoliberales que se han llevado los últimos años, la cobertura pública se ha reducido drásticamente. Esto se ha traducido en un aumento de la sobrecarga familiar y de las redes comunitarias de apoyo más cercanas. En esta comunicación exploramos el alcance del capital social de las familias económicamente más afectadas por la crisis. Analizamos hasta qué punto les permite tan solo salir adelante a corto plazo (Henly et al. 2005; Schneider 2006) o bien se traduce en ascenso socioeconómico y/o mejora de las expectativas sociolaborales, teniendo en cuenta la diversidad de procedencias, estrategias y estructuras de oportunidades. Este trabajo se basa en los testimonios recogidos a través de entrevistas semi-dirigidas a 32 familias que han sufrido una ejecución hipotecaria en el área metropolitana de Barcelona, en el marco del proyecto I+D+i “Movibar”, y de una encuesta online coordinada por el Observatorio DESC.


Video



Comentarios

Inicie Sesión aquí para comentar