"LOS INFANTES, PUENTE DE COMUNICACIÓN ENTRE EL MUNDO DE LOS VIVOS Y LOS MUERTOS: PRÁCTICAS CULTURALES EN LA COMARCA NGÄBE-BUGLÉ DE LA REPÚBLICA DE PA

 El hombre y la mujer indígena interpretan el mundo como un todo, donde cada uno de los elementos de la naturaleza están en constante comunicación entre sí. Los elementos vitales del ser humano se entretejen para armonizarlo en su religiosidad. En la América Indígena el rito está determinado por las tradiciones y por la elite, donde a través de ciertas prácticas culturales como el destazamiento, desmembramiento y la decapitación, se busca que las deidades, debido a sus características generosas y bondadosas, beneficien a una sociedad. En los rituales religiosos, los niños y las niñas de la primera (0-3 años) y segunda infancia (4-6 años), son especialmente vulnerables a ser empleados como intermediarios entre el mundo de los vivos y los muertos.A lo largo de la historia, las actividades de destazamiento en seres humanos son extremadamente raras. Al respecto, esta investigación tiene como objetivo realizar por un lado, la individualización de un sujeto vinculado a este hecho religioso, y por otra parte, reconstruir la conducta ritual en la población indígena de la Comarca Ngäbe-Buglé de la República de Panamá; buscando responder a los siguientes cuestionamientos: ¿El individuo fue producto de un ritual de sacrificio vinculado a las deidades de la lluvia? ¿La práctica realizada se asocia a la consagración de un espacio sagrado?Las víctimas de estas formas violentas de rituales podrían ciertamente no haber recibido un enterramiento apropiado, siendo más bien ubicadas en espacios sagrados o quizás simplemente fueron descartados. 


Comentarios

Inicie Sesión aquí para comentar