Artículo

TURISMO Y PATRIMONIO EN TERRITORIOS INDÍGENAS: EXPERIENCIAS Y DESENCANTOS EN MÉXICO Y EL MUNDO.

El llamado “ecoturismo”, “turismo rural”, o “turismo cultural con enfoque étnico” (entre muchas otras denominaciones), busca, en teoría, atacar la pobreza y la marginación de las regiones y localidades periféricas, enfocándose sobre todo en los lugares que cuentan con distintos atractivos naturales, históricos y culturales; elementos que frecuentemente caracterizan a los territorios indígenas. En teoría, la propuesta busca desarrollar una actividad turística sustentable, valiéndose del patrimonio natural y cultural conservado, considerando además las particularidades y las necesidades de las poblaciones locales, con el fin de atraer turismo y generar servicios, empleos y derrama económica, promoviendo así el desarrollo y el bienestar social. No obstante, la bibliografía que desde la antropología –y también desde otras disciplinas- se ha producido en México y el mundo sobre el tema, más algunas experiencias que personalmente he documentado en México, muestran enseguida que en la mayoría de los casos este tipo de turismo no ha logrado ofrecer beneficios reales a las poblaciones indígenas involucradas; las cuales, en ocasiones, han tenido que enfrentar graves e inéditos problemas derivados justamente de la actividad turística. Una problemática que no sólo posee implicaciones ecológicas, económicas, políticas y socioculturales, sino también de índole ética, metodológica y epistemológica para la antropología, sobre las cuales se pretende reflexionar a lo largo de este texto.