Artículo

Vida rural en el Norte de Jalisco: contrastes y similitudes en una región marginal.

La vida rural  en los diez municipios que conforman el norte de Jalisco, que en otra hora estuviera asociada con la actividad agropecuaria, abriga una diversidad de actividades y relaciones sociales  con los centros urbanos más cercanos y transfronterizos. Hoy día son las actividades secundarias y terciarias las que juegan un papel preponderante en la mayoría de los municipios, cuya mayoría poblacional es predominantemente rural. Ante estos cambios es que se propone analizar la situación bajo el concepto de nueva ruralidad que conlleva una urbanización del campo al incrementarse las ocupaciones no agrícolas como la extracción de minerales metálicos  (plata);  la manufacturera (artesanías: pulseras, aretes, anillos, collares de chaquira y morrales) y parques acuáticos, incentivando al aumento o retroceso del número de unidades básicas de producción como son los ranchos y las comunidades.En este tenor tenemos municipios contrastantes como el de Mezquitic con una población que depende del sector artesanal con el  48%, y cuya población wixarica se ha duplicado en par de décadas, la cual produce y satisface las demandas de la población regional, nacional e internacional;  o San Martín de Bolaños que con la inversión minera es de los pocos municipios que atrae población de varias entidades del país; en contraste con el municipio de Santa María de los Ángeles donde poco se ha diversificado su vida económica ya que  sus habitates, en  su mayoría continúa dedicándose al sector primario y que presense las tazas más alarmantes de despoblamiento y migración.
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo