Artículo

Desvanecimiento de la memoria histórica entre los hijos y nietos de refugiados guatemaltecos en Chiapas, México

  En 1981 se refugiaron entre 45 mil y 100 mil indígenas guatemaltecos en México, como resultado de la política militar llamada "tierra arrasada" utilizada en Guatemala contra las comunidades campesinas, a las que consideraba bases de apoyo del movimiento armado. A partir de 1996 con los Acuerdos de Paz en Guatemala, los refugiados tuvieron la posibilidad de elegir entre retornar organizadamente a su país de origen, u optar por la naturalización en México. Según cifras de la Secretaría de Relaciones Exteriores en México se entregaron 10 mil cartas de naturalización. Esta comunicación habla de algunas de las consecuencias más evidentes de la ciudadanización entre la población refugiada, ahora naturalizada: la más evidente es la pérdida de la memoria histórica, y con ello, el olvido de la experiencia organizativa de la guerra y el refugio; el debilitamiento de las identidades culturales producto de la discriminación que se vive en Chiapas, y la ausencia del ejercicio de los derechos socioculturales en el país de recepción. 
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo