Artículo

ENTRE LA MARGINACIÓN, LA DELINCUENCIA Y LA CRIMINALIZACIÓN: JÓVENES VERACRUZANOS INFRACTORES DE LEY

Para colocarnos ante la población de jóvenes veracruzanos infractores de ley, es fundamental reconocerlos más allá del resultado de una categoría socialmente construida, con la que “justificadamente” se les han negado sus especificidades y particularidades como actores sociales, promoviendo que estén velados desde una generalización que ha dejado de lado la importancia de reconocer que son el resultado de un contexto histórico, situacional y que se encuentra caracterizado y conformado por las diferentes maneras en que se relacionan y en que se posicionan ante la vida. Tratando de comprender cómo se construyen las realidades sociales de estos jóvenes, que provienen de los sectores más golpeados y que en la adolescencia cometieron una infracción de ley -motivo por el cual recibieron una sentencia y fueron vinculados al Centro de Internamiento Especial para Adolescentes (única instancia gubernamental ejecutora de las sentencias en el Estado de Veracruz), desde la antropología se estableció un acercamiento a sus experiencias de vida, que los coloca como protagonistas, portadores y productores de historicidad. Estos acercamientos pusieron en evidencia que los jóvenes, son entre otras cosas, el resultado de las importantes estrategias de “distribución de la vulnerabilidad” que implementa el Estado, estrategias que se convierten básicamente en desventajas sociales, con las cuales se ha iniciado un proceso de segregación urbana y una constante amenaza y criminalización de los jóvenes desde los enclaves mismos de la exclusión. El acercamiento de primera mano, a través de la observación participante, de las entrevistas a profundidad, de la convivencia cercana y de la construcción de historias de vida por medio de las experiencias, permitió conocer la realidad de vida de estos jóvenes que están inmersos en la delincuencia, en la violencia y que por sus trayectorias de vida son criminalizados.