Artículo

CUERPOS (TRANS) FRONTERIZOS: ENTRE LA TRANSGRESIÓN Y LA NORMALIZACIÓN SOCIAL

Las fronteras entre hombre/mujer y sexo/género se hayan construidas sobre la propia materialidad de los cuerpos. Dichas fronteras no sólo segregan, clasifican y califican a las personas de acuerdo a una serie de características visuales sino que asignan identidades, posibilitando y constriñendo al mismo tiempo las experiencias vitales de vida de las personas. La superficie corporal, compuesta por bultos, relieves, filamentos y cavidades sexuadas, proyecta a los demás una identidad predeterminada y excluyente de hombre o mujer. Esta superficie es además el sustrato sobre el que se crean juicios de valor en torno a la suficiencia o insuficiencia de feminidad y masculinidad. Estas zonas fronterizas son controladas y reguladas institucional y socialmente de tal forma que cruzar de un lado a otro de la frontera se torna en una tarea difícil que a menudo es objeto de sanción. Aquellos cuerpos compuestos por múltiples y transgresoras fronteras sexo/género ofrecen la oportunidad de reflexionar acerca de cómo son construidas estas fronteras discursivamente. Esta comunicación abordará estas cuestiones a través del análisis de los discursos mantenidos por aquellas personas que transitan de hombre a mujer, de mujer a hombre u optan por vivir en estados intermedios o fronterizos. Para estas personas, cuyas realidades corporales suponen un verdadero problema se crea además una frontera adicional entre el sentir interno y la exterioridad de su ser. Sin embargo, estos cuerpos transgresores ofrecen la oportunidad de pensar sobre estas fronteras, desmantelando un sistema sexual y de género polarizado y posibilitando que otras alternativas corporales convivan.
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo