Artículo

DE VÍCTIMAS A PROTAGONISTAS: PARTICIPACIÓN DE MUJERES QUE HAN SUFRIDO MALOS TRATOS EN EL ADIESTRAMIENTO DE PERROS DE PROTECCIÓN

Este estudio, como parte de una etnografía más amplia sobre diferentes estrategias que las mujeres ponen en marcha para vivir con autonomía y libertad, pretende valorar los efectos que puede tener la participación de mujeres que han sufrido malos tratos por parte de sus exparejas en una práctica como la del adiestramiento de perros para su protección.La participación de las mujeres en el aprendizaje del adiestramiento de perros, bajo supervisión experta, no persigue únicamente que aprendan a controlar un animal que las defienda y sepan cómo manejarlo en caso de que el agresor se acerque a ellas, sino que estas clases, y estar en contacto con el animal, les ayuden a mejorar su autoestima, aprendan a ejercitar órdenes de mando, trabajen la habilidad para enfrentar conflictos, se sientan menos desprotegidas y puedan normalizar su vida. Estos cursos plantean recursos y herramientas con una doble finalidad: por una parte, conseguir la protección integral de las mujeres frente a situaciones de violencia real, contribuyendo de este modo a que puedan salir a la calle sin miedo; y por otra, generar confianza en ellas mismas y en sus capacidades.Representar a las mujeres, no como víctimas sino como protagonistas, aporta recursos que rompen con los estereotipos de vulnerabilidad y supone situarlas en una posición de actuación, que es sinónimo de poder. El objetivo de esta investigación es, por tanto, valorar si este aprendizaje es una herramienta eficaz para adquirir habilidades que contribuyan a que mejore su calidad de vida. 
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo