Artículo

“Tú no tienes derecho a nada": merecimiento versus derecho

"Yo tengo derecho a que me den comida". El escenario era la sede de una organización civil de asistencia social en el sur de España. La queja la planteaba un usuario. "Tú no tienes derecho a nada. A exigir te vas a Servicios Sociales", dijo el voluntario que estaba en recepción. Era cierto: el usuario no tenía derecho a recibir ayuda. Los usuarios tenían que acreditar "ingresos insuficientes", pero aun así la ayuda disponible no llegaba a todos los que la solicitaban. Era por tanto necesario seleccionar a los más necesitados. Los técnicos de la organización tendían a sospechar la existencia de ingresos no declarados. La entrevista constituía un ritual que el usuario debía dominar si iba a tener éxito. No era suficiente acreditar carencia de medios. El usuario debía mostrase como un pobre "honrado" para "merecer" la ayuda. La imagen del pobre merecedor se encuentra documentada ya en la época medieval. En la actualidad, resurge con fuerza en periodos en los que el estado del bienestar recorta prestaciones sociales y derechos. Esto ha ocurrido en España en el último periodo (2010-), tras la introducción de políticas de austeridad y presupuestos balanceados. Esta presentación explora conceptos populares de justicia social en un contexto en el que las organizaciones civiles van adquiriendo un papel cada vez más relevante en la gobernanza del estado del bienestar. En particular, se hace énfasis en la relación entre los conceptos "derecho" y "merecimiento" en el ritual de adjudicación de ayudas sociales.
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo