Artículo

RETOS METODOLÓGICOS PARA UNAS CIENCIAS SOCIALES QUE SE PRETENDAN DESCOLONIALES Y AL SERVICIO DE LOS MÁRGENES. UN INTENTO EN SIETE COMUNIDADES CHIAPANECAS

Chiapas, 1994 – 2014. A raíz del levantamiento zapatista de 1994 y al grito indígena de “Nunca más un México sin nosotros”, arranca en esta región del mundo un nuevo movimiento político, ideológico y de organización social “desde abajo y a la izquierda”. En un territorio fuertemente azotado desde hace 500 años por invasiones y violencia colonial con sus diferentes máscaras y aún muy latente, surge en mitad de las montañas y la selva una fuerte resistencia a cualquier estrategia de dominación colonial. El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) impone un respeto y una disciplina bajo el lema de: “Aprender a mandar obedeciendo”. Atendiendo a estas imposiciones descolonizadoras, profesionales de diferentes ámbitos nos acercamos a co- laborar, a trabajar junto con, a transformarnos junto con, a aprender y enseñar bajo el riesgo y el tesoro de una actitud reciproca junto con la gente de la Montaña educada bajo esta disciplina liberadora. Las premisas zapatistas plantean claramente un posicionamiento firme al quehacer antropológico desde unas metodologías de investigación – acción descolonizadas. Plantea la descolonización del conocimiento y la praxis antropológica. Cuestiona el para qué, con quién, para quién, desde dónde y el cómo de una investigación en Ciencias Sociales. Desde una experiencia de aprendizaje e investigación de dos años de trabajo bajo esta lógica, me adentraré a analizar las pesquisas y enriquecimiento de una metodología de investigación consensuada y procesual, en la que el método asambleario se erige como la piedra angular de esta investigación orientada a la transformación socioeducativa de siete comunidades indígenas y por añadidura al cuestionamiento de las Ciencias Sociales desde el marco hegemónico de las Universidades.
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo