ESTRATEGIAS Y NARRATIVAS DE LAS PERSONAS EN PRISIÓN: UN ANÁLISIS A TRAVÉS DEL CONSUMO DE DROGAS Y SU TRATAMIENTO

Esta comunicación se basa en el trabajo de campo realizado en 2 centros penitenciaros de Madrid en 2014 y continúa en 2015, ampliándose a 2 centros más. La institución penitenciaria actúa como institución total controlando qué hacer, cómo, cuándo y dónde, con el objetivo de disciplinar o trasformar a las personas privadas de libertad. En este contexto, las personas se ven obligadas a reconstruir temporalmente elementos de su subjetividad, y a desarrollar estrategias y narrativas ad-hoc. Estas estrategias están mediadas por los dispositivos de vigilancia y control así como en el caso de las personas consumidoras, de tratamiento, que la institución despliega para lograr un tipo concreto de sujeto, que es definido desde los conocimientos expertos (medicina, psiquiatría, psicología y la criminología principalmente) como enfermos a los que hay que curar y/o delincuentes a los que hay corregir y trasformar; y en donde el género es un elemento vertebrador. En función de cómo los sujetos cumplan con lo que se espera de ellos se desarrollan diferentes itinerarios de privación y de acceso a la libertad. Este proceso disciplinario, en su doble lógica penitenciaria y terapéutica, es dinámico. De este modo las personas en prisión son agentes activos. Su agencialidad parte de hacerse cargo de las oportunidades y constricciones a las que están sometidos que les lleva a desarrollar diferentes estrategias en función de los diferentes contextos penitenciarios y de las expectativas de libertad y el tiempo de condena como elementos centrales.


Video



Comentarios

Inicie Sesión aquí para comentar