AUTONOMÍAS INDÍGENAS EN CAMPAÑA. IMÁGENES DE INCLUSIÓN, DESARROLLO Y MODERNIDAD EN LA BOLIVIA PLURINACIONAL

El 20 de septiembre del 2015, por vez primera desde la aprobación de la Constitución boliviana “plurinacional”, dos municipios de mayoría indígena, Charagua (guaraní) y Totora Marka (aymara), celebraron referendos para aprobar sus respectivos Estatutos de autonomía indígena. La celebración de un referéndum es el último requisito legal para obtener el estatus oficial de autonomía indígena, y el último paso de un largo camino de obstáculos para materializar el derecho constitucional al autogobierno indígena. Los dos Estatutos sometidos a votación, elaborados por asambleas deliberativas, esbozan nuevos sistemas de gobierno post-liberales basados en normas e instituciones indígenas “propias”, y en variaciones locales de algunas aportaciones del nuevo constitucionalismo transformador: descolonización, Buen Vivir, democracia comunitaria… En Totora Marka, donde la institucionalidad e identidad indígena es (aparentemente) homogénea y fuerte, el Estatuto fue rechazado con contundencia. En Charagua, donde los guaraníes coexisten en un entorno multiétnico y su institucionalidad es fruto de un proceso de organización más reciente, ganó el Sí.Partiendo de una investigación entográfica del caso de Charagua, y de variadas fuentes sobre Totora, indagaremos en las paradojas e implicaciones de estos resultados, intentando dilucidar los distintos y ambivalentes posicionamientos indígenas frente a su “propia” institucionalidad y la discursividad plurinacional boliviano. Analizaremos las dos campañas electorales, centrándonos en las diferentes estrategias a la hora de representar e imaginar qué es "autonomía indígena". Sugeriremos que, pese usar lenguajes de la diferencia, el posdesarrollo o la libre-determinación, las luchas indígenas están fuertemente vinculadas a expectativas de inclusión, desarrollo y modernidad


Comentarios

Inicie Sesión aquí para comentar