La doble posición del cazador frente a la presa, el caso nahua de Mazateopan, Puebla

La cacería se ha convertido en una herramienta conceptual para entender las relaciones que generan las personas con los animales, principalmente con los venados. Todas las prescripciones antes, durante y después de la actividad cinegética nos permiten contemplar cómo los nahuas, cazadores principalmente, perciben a sus presas y a su Dueño.En este trabajo, tratare de explicar cómo es que el cazador cambia su condición de humano para tener la perspectiva del “otro” y así poder establecer relaciones con el Dueño, para que él le otorgue a una de sus “hijas”, los venados. Toda esta actividad se cimienta en la alianza, en donde el cazador forma parte del grupo de los no humanos, lo cual le permite interactuar en un mundo que le es ajeno a su naturaleza. 


Video



Comentarios

Inicie Sesión aquí para comentar