Artículo

¿EDUCACIÓN HETERENORMADA?

En los últimos años, muchos han sido los movimientos sociales acerca de la educación sexual y sobre todo la diversidad sexual. Grandes han sido los avances que han llevado a replantear institucionalmente ciertos contenidos políticos-sociales para mejorar la situación ante la discriminación de la comunidad LGBTI . La educación en nuestro México no ha estado exenta de los cambios a nivel nacional e internacional en relación con aspectos que conciernen a la necesidad de una convivencia más armoniosa en donde la persona se sienta libre de ser, sentir y actuar. Los crímenes en México por homofobia en el periodo 1995-2008 sumaban 627 en total. En el caso particular de Chiapas, el activista Darwin Pereyra (2014) indica que es el segundo en la lista con mayor intolerancia en razón de preferencias sexuales y que hasta 2013 en todo el país la cantidad de crímenes ascendió a 828 indicando que por cada caso hay cuatro más que no son denunciados ni cuantificados. Estos datos nos advierten que en realidad, en nuestra sociedad se presenta de manera recurrente la discriminación y violencia hacia quienes se alejan de lo heteronormativo abonando al binarismo de género que constriñen en identidades únicas a las personas. En lo que respecta al rubro educativo, Delors propone cuatro pilares importantísimos para su mejora: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser. Los últimos dos, me parecen oportunos desde la perspectiva de la educación sexual por incorporar aspectos de la subjetividad de la persona desde su ser y sentir. En nuestro país la asignatura de formación cívica y ética guarda una estrecha relación con la educación sexual, sus contenidos están enfocados hacia la formación de ciudadanos con el conocimiento de su cuerpo, sus derechos, el aprender a ser y aprender a vivir juntos para enfrentar la discriminación y tener una sociedad equitativa. Cabe preguntarse entonces ¿La educación sexual en México propicia un ambiente de armonía y respeto entre los géneros y la diferencia sexual?
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo