¿QUÉ PODEMOS APRENDER DE LA ANTROPOLOGÍA PARA LA INTERVENCIÓN EN EL ÁMBITO DE LA SALUD LABORAL?

Desde numerosas instancias se ha señalado que el trabajo es un determinante social fundamental de la salud y la enfermedad. Así, en las sociedades occidentales se han instituido mecanismos para promocionar la salud y disminuir los riesgos en los centros de trabajo. Estos articulan una red de actores del ámbito estatal, científico, sindical y empresarial, y se apoyan en un modo de entender la realidad orientado por un paradigma científico positivista que arrastra elementos clave del modelo biomédico y su práctica en el ámbito clínico. El lema "trabajadores sanos en empresas sanas" sintetiza esta perspectiva. Esta comunicación parte de una investigación cualitativa en torno a los mecanismos institucionales de intervención sobre el estrés laboral -uno de los riesgos más destacados en las formas contemporáneas de trabajo-. Se señalarán cuatro rasgos de las formas prototípicas de intervención: descontextualización, estandarización, cuantitativismo e irreflexividad. En contraposición, se verá cómo abordar cuestiones de salud laboral desde una perspectiva etnográfica nos permite: poner de relieve el carácter situado y específico de los diferentes contextos donde se interviene (dentro y fuera del ámbito laboral); jugar con una mayor flexibilidad y creatividad metodológica; hacer propuestas de transformación con mayor aplicabilidad; y reconsiderar y reformular las experiencias de intervención pasadas.