Artículo

“ESTOY DE PARTO, NO ESTOY ENFERMA”. PRÁCTICAS Y SIGNIFICADOS ASOCIADOS A LOS PROCESOS DE HUMANIZACIÓN DEL NACIMIENTO EN BARCELONA

En el seno de las sociedades capitalistas, el cambio de milenio ha comportado un giro significativo en la manera de concebir el nacimiento de los hijos y las hijas. Es el resultado de un proceso que comenzó a gestarse en los años sesenta y setenta, que asentó sus fundamentos científicos y éticos a lo largo de los ochenta y los noventa y que, una vez comenzado el siglo XXI, ha empezado a materializarse. En el estado español, entre los años 2000 y 2010, ha surgido un goteo constante de documentos y nuevas tácticas de asistencia al nacimiento por parte del Ministerio de Sanidad. En 2007, se publica la Estrategia de atención al parto normal en el Sistema Nacional de Salud, documento que establece un nuevo modelo de atención a la salud materno-infantil. En Cataluña, son múltiples los hospitales públicos que en los últimos años elaboran y publican sus protocolos específicos para adecuar la atención sanitaria a las normativas consensuadas a nivel internacional, nacional y autonómico. En este marco, Barcelona supone un escenario especialmente ilustrativo sobre cómo estos cambios han ido integrándose en el tejido social de la ciudad. A través de un recorrido analítico por los procesos procreativos de mujeres usuarias de los servicios de salud de Barcelona que son simpatizantes de este nuevo modelo de asistencia al parto, es posible conocer qué ideas y significados se activan en relación a los procesos de humanización del nacimiento. Sus vivencias y discursos, en donde intersecciona todo lo relacionado con la salud, el cuerpo y el parentesco, muestran un escenario en el que los saberes de tipo folk se entremezclan con elementos propios de las narrativas biomédicas.
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo