Artículo

Cohesión territorial y gobernanza: sobre los actores institucionales y la gestión del territorio

La promoción de la cohesión territorial que se realiza desde las instituciones europeas atribuye al territorio un papel fundamental en las intensas interacciones que se producen entre los espacios urbanos y rurales. Por otro lado, el territorio precisa de una gestión que trasciende con creces los espacios propios de los entes administrativos que operan compartimentando el territorio. Estos entes carecen de la competencia administrativa necesaria para llevar a cabo la gestión de un territorio que los trasciende, razón por la cual es necesario recurrir a instituciones complementarias, que, en forma de agentes sociales, pueden generar la necesaria confianza y la imprescindible cooperación en la gobernanza territorial. Estos agentes sociales incluyen individuos, organizaciones e instituciones que resultan imprescindibles en la generación del necesario capital social, en el sentido propuesto por Bourdieu y por Coleman, para realizar la gobernanza, teniendo en cuenta la alta productividad de dicho capital. La presente propuesta quiere tomar en consideración la existencia de dos instituciones supramunicipales que, en unos casos, se hallan ausentes en la gestión del territorio, mientras que, en otros casos, son extremadamente débiles, desaprovechando la oportunidad para generar sinergias en entornos socialmente delimitados. El hecho de que la comarca y la mancomunidad no se sustancien en el plano jurídico-administrativo, o lo hagan en escasa medida, choca frontalmente con la frecuente presencia de lazos cooperativos de diversa índole, de carácter tradicional, en el seno del territorio, que podrían resultar decisivos en la implementación de estas instituciones supramunicipales.
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo