Artículo

“Como si fuera de la familia”. Clase, género y etnia en el empleo de hogar y cuidados.

El trabajo de cuidado y el mantenimiento de los hogares, denominado como empleo de hogar, ha sido considerado tradicionalmente como una actividad de las familias y en concreto de las mujeres. Es una ocupación significativa dentro del mercado laboral de nuestras sociedades, no solo por el volumen de personas que aglutina sino por su relevancia social. En la actualidad, se ha convertido en una importante fuente de empleo para las mujeres, al mismo tiempo que se ha constituido como un nicho laboral extremadamente feminizado. Se trata de una actividad infravalorada, ya sea que se haga de manera gratuita o remunerada, y cuando se realiza de manera mercantilizada se vincula a colectivos socialmente desfavorecidos: mujeres, migrantes, indígenas. El recurso de contratar a otra persona ha facilitado la incorporación laboral de las mujeres al trabajo remunerado, pero al mismo tiempo esta ocupación ha supuesto un símbolo de estatus social en el que el género y la clase social juegan un papel significativo. En esta comunicación me interesa retomar material empírico recabado en los últimos 10 años sobre las experiencias de mujeres migrantes de origen latinoamericano que trabajan en las ciudades de Madrid y Zaragoza y que se dedican al ámbito del empleo de hogar y de los cuidados para reflexionar sobre cómo la confluencia de las categorías de clase, género y etnia impactan en las formas en las que la sociedad organiza la atención a los dependientes y la sostenibilidad de la vida.
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo