Artículo

Análisis de las relaciones de poder que se dan en la relación de ayuda en trabajo social.

En la relación profesional que se establece entre el trabajador social y el usuario de los servicios sociales, a menudo se da en un contexto de profunda asimetría y desigualdad, y ello lleva implícito relaciones de poder. En la relación de ayuda, en la que el trabajador social tiene una posición de ventaja –un usuario demandante frente a un profesional que está en disposición de ayudarle-, también hay formas de poder, quizás a primera vista menos evidentes –como la capacidad de influir sobre las personas-, por su posición de experto. En este escenario, a menudo, los trabajadores sociales no se sienten cómodos, ya que entre los principios del desempeño de la profesión se hayan valores como la neutralidad, el respeto a la decisión de usuario, o el establecimiento de relaciones igualitarias; pero en la relación técnica sí se producen relaciones de dominación. En esta comunicación se pretende evidenciar que el trabajador social es también un dispositivo del poder de las políticas sociales que ejecuta y del contexto institucional donde desarrolla su labor profesional, a lo que incorpora su subjetividad e imaginarios. Un poder disciplinario que se materializa con la intervención del trabajo social con una intención de control, corrección o normalización, pero no menos interesantes también en esas relaciones de poder, las estrategias de resistencia que se dan por parte del usuario. Sirva esta comunicación como un acercamiento etnográfico, reflexivo, a estas formas de poder, a menudo no muy obvias.    
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo