Artículo

Deporte, marcas corporales, masculinidad

En esta comunicación abordaremos la problemática desplegada a continuación desde la perspectiva de dos prácticas deportivas con tradiciones y comunidades divergentes, el boxeo y la pelota, que confluyen en determinados usos del cuerpo -el ritual del vendaje-, para ahondar en la masculinidad(es) que revelan las marcas corporales derivadas de la propia práctica y el modo en que estas constituyen -o no- signos jerárquicos o de respeto dentro del grupo.     Observando en qué medida el cuerpo es afectado por las prácticas deportivas que implican el uso del mismo, desde un contacto explícito -el encuentro de la mano contra la esfera recubierta de cuero, cuero que a su vez propicia los cortes sobre la dermis-, junto a la masculinidad(es) que derivan de este. El cuerpo(s) es esculpido por la práctica, generando una serie de marcas corporales, huellas sobre la piel -sobre la zona frontal del cráneo, las falanges, el tabique nasal, etc.- que en ocasiones pueden llegar a identificarse como símbolos de respeto dentro de la comunidad de práctica, y al mismo tiempo actuar como estigma lejos del enclave de pertenecía. El objeto de estudio toma forma observando en qué medida el cuerpo generado como detrito dialoga con la cotidianeidad de los agentes sociales en juego.
(*)El autor o autora no ha asociado ningún archivo a este artículo