Culturas congeladas para el consumo turístico. Desde el cine de NO-DO hasta la actualidad.

Bajo el acrónimo de NO-DO nació el Noticiario Documental, institución cinematográfica que vio su primera proyección el 4 de enero de 1943 y cuya emisión fue obligatoria en los cines españoles hasta el año 1976 en pase previo a cualquier película. A partir de la década de los sesenta, el franquismo vio en el turismo –especialmente de interior– una herramienta a través de la cual desarrollarse económicamente y desde ese desarrollo legitimarse políticamente. Lo que NO-DO proyectó a partir de esos años son culturas reducidas a “estampas” folcloristas y profundamente estereotipadas. A través del cine obligatorio se promocionaron lugares en los que el reloj del tiempo había quedado congelado, mostrando una y otra vez un costumbrismo que alimentaba todavía más el mapa tipista del territorio estatal. Así se elaboró un escenario en el que el estereotipo se convirtió en el principal indicador de representación cultural y la invención de productos que no existían en la principal herramienta de promoción turística. NO-DO se convirtió así en un poderoso aparato del régimen, produciendo un discurso ejecutado desde “fuera” hacia “dentro” en un claro ejercicio de poder vertical, negando la posibilidad a los pueblos retratados en las imágenes de dialogar o discutir la “parábola” que se producía de sí mismos; sin derecho al pasado, al presente o al futuro. Esta representación cultural tuvo severas consecuencias en el futuro: produjo los principales tipos folcloristas del sistema turístico capitalista actual el que, a través de la mercantilización de elementos etnicitarios, reduce las culturas a "tipos" consumibles a la venta.   


Video



Comentarios

Inicie Sesión aquí para comentar